<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=331937704603419&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
nov 24, 2021

Medios de pago digitales y billeteras en un solo software

El comercio electrónico ha crecido de tal manera que en los últimos años está alcanzando la categoría de rutina. A pesar de la sorpresa que todavía generan ciertas operaciones, así como su efectividad y su velocidad, nos encontramos en un momento de compras online continuas, que tienen lugar en cualquier parte y en cualquier momento. Si necesitamos algún producto o servicio, el ecommerce nos facilita un escaparate o tienda constante sin tener en cuenta nuestra localización o huso horario, sin descanso. Este es un síntoma claro de progreso, pero tan increíble que resulta, en ocasiones, como un producto de ciencia ficción. Y ello también llama más la atención. 

 

Y para completar el correcto funcionamiento del comercio electrónico, sin dejar a medias la experiencia y continuar valorando su precisión y rapidez, es necesario hallar un sistema omnicanal que integre todas las formas de pago disponibles a través de una misma solución. 

 

Medios-pago-digitales

Requisitos de los medios de pago digitales

 

Antes de nada, es importante determinar qué debe tener un buen sistema de pago online, teniendo en cuenta lo delicada que es una transacción que se realiza a través de Internet. El conjunto de todas estas características, que detallamos a continuación, es crucial para desarrollar una estrategia de omnicanalidad fiable que integre todos los medios de pago.

  • En primer lugar, deberíamos hablar de adaptabilidad, es decir, poder utilizar el software desde cualquier lugar, sin que existan barreras de ningún tipo, siempre adaptándose a la localización y al momento del día. Esta característica permite que el consumidor pueda realizar la operación sin obstáculos, independientemente del tiempo y el lugar. 

  • En segundo lugar, el sistema debe brindar toda la seguridad posible al usuario, ya que el entramado online siempre despierta cierta inseguridad al escapar del control físico, a diferencia del dinero en efectivo (algunas personas siguen desconfiando de las tarjetas de crédito/débito o las operaciones desde los  bancos). Un sistema que sea transparente, refleje todo lo que ocurra y mantenga una comunicación fluida con el cliente siempre genera una confianza que consolida la relación entre ambas partes. 

  • Y, en tercer lugar, la comodidad: realizar transacciones de manera rápida y sencilla, sin enredarse en pasos intermedios y eliminando procesos innecesarios.

 

Principales métodos de pago

 

El pago por Internet crece de manera imparable ya que, con el paso del tiempo, el usuario ha dado cierta preferencia a la compra online en muchos contextos, sobre todo en fechas relevantes (Navidad, Black Friday, Buen fin, etc...). Además, la pandemia del COVID-19 ha motivado mucho más esta actitud frente a las compras en tienda física.

 

Tarjeta de débito/crédito

 

Aunque los avances en Internet se suceden a un ritmo superior respecto al mundo offline, hay actitudes y usos que cristalizan de manera paulatina, quizá por la novedad que sigue suponiendo el mundo virtual en muchos aspectos. Así, el método de pago de tarjeta de débito/crédito, que gana terreno al del efectivo fuera de Internet, sigue siendo el más usado a través de la red. Es una forma que conocemos desde hace mucho tiempo y que hemos trasladado al mundo virtual, por lo que tenemos cierto control sobre él y nos brinda seguridad.

 

Además de la fiabilidad que brinda (su aspecto más importante), ofrece ventajas como el pago inmediato y el apoyo de las entidades financieras tradicionales; sin embargo, es un sistema con algunas desventajas, como los límites para pagos que suponen grandes cantidades y algunas de sus comisiones, que varían según el caso. 

 

Billetera virtual

 

Si bien la tarjeta de débito/crédito se posiciona como el método de pago más tradicional, la billetera destaca por ser uno de los más revolucionarios. Brilla entre el resto de sistemas por la funcionalidad que ofrece. 

 

Para empezar, la billetera virtual facilita las transacciones entre personas y de estas con entidades. Permite aglutinar tarjetas en una misma aplicación y pagar directamente con ellas, por lo que basta con un gesto del smartphone para ejecutar la operación, o servirse de otros métodos, como el código QR, para realizar el pago.

 

Por otro lado, la billetera virtual destaca por la democratización de las compras, ya que llega a un sector de la población mucho más amplio, incluyendo las personas que no poseen cuenta corriente. Al incluir fondos propios en su billetera, estos últimos usuarios pueden recibir dinero de otras cuentas o de otras billeteras sin la necesidad de introducirse en el sector bancario. 

 

Este sistema no solo beneficia al consumidor, sino que permite crear fidelización y generar un mayor número de ventas a los comercios que apuestan por él. Proporciona la seguridad y comodidad que los usuarios buscan en sus compras, dos factores esenciales para llegar a un público más amplio. 

 

Código QR

 

El código QR lleva años instalado en la sociedad (catálogos, billetes de avión/tren, sistemas de validación, etc.), pero la pandemia del COVID-19 ha terminado por implantarlo como un elemento cotidiano: por motivos de seguridad, se ha convertido en un sistema vital para evitar el contacto innecesario, y se ha reflejado hasta en las cartas de los restaurantes. La pandemia nos ha forzado a asimilarlo como parte de nuestra vida, y lo ha hecho a una velocidad inusitada por la situación extraordinaria, incluso en los sectores de la población poco habituados a estas funcionalidades. Hoy en día, casi todos contamos en nuestro celular con un lector QR, evidenciando la realidad de su uso habitual. Además, este sistema destaca por la comodidad, pues permite albergar en el smartphone todos los documentos personales (eliminando la impresión en papel, por otro lado). Así, podemos ver códigos QR por todas partes, tanto en medios de transporte como en comercios, incluso dentro de las propias páginas web.

 

No es de extrañar, por tanto, que se haya convertido en un medio de pago más. Triunfa por sus facilidades de uso, inmediatez y seguridad. Hace honor a su nombre (QR= Quick Response -código de respuesta rápida-), brindando la velocidad que demandamos en una sociedad que no deja de moverse y que actúa casi de manera automática. Está asociado a billeteras virtuales y apps de pago que integran tarjetas, por lo que tienen como principal aliado al smartphone, herramienta clave del comercio online actual.

shutterstock_1092490268

 

Link de pago

 

El crecimiento de Internet genera nuevas formas de consumir y pagar, incluso obviando herramientas que eran esenciales en sus inicios. Es el caso de los links de pago, pues no necesitan las páginas web para poder realizar transacciones con sus clientes: basta con enviar el link por mensaje en cualquier red social, WhatsApp o email. Previamente, el comercio contacta con el proveedor escogido para generar el link de pago, y después solo hay que digitar el valor, datos de venta y compartir el link con el cliente final. Es una forma directa de operar, pues no distrae al consumidor con otros productos y solo se preocupa por hacer su pago. 

 

Se trata de un sistema que beneficia en una doble dirección: por un lado, el consumidor puede pagar cómodamente y sin distracciones, dos formas de proceder vitales para su papel en una rutina con menos tiempo disponible; por otro, todo ello genera fidelización para la marca al poner las cosas fáciles a sus clientes, además de agilizar y organizar los negocios a nivel interno.

 

Unificación de sistemas de medios de pago

 

Hoy en día, la unificación se ha convertido en uno de los principales síntomas del progreso. La integración trae consigo comodidad, rapidez y efectividad, tres términos que sustentan la revolución tecnológica, y que ya se han convertido en parte de nuestra vida. Así pues, a pesar del éxito de cada método de pago por separado, es necesario que los ecommerce sean tolerantes y no menosprecien ningún sistema (tradicional o novedoso), hasta el punto de poder integrarlos todos en una misma solución tecnológica para facilitar las posibilidades del consumidor.

 

Desde el punto de vista del consumidor, no hay nada como disponer de varias opciones a la hora de realizar una transacción. Destacar la agilidad de las operaciones sea cual sea el método de pago, siempre reflejado desde la aplicación y ahorrando pasos intermedios que apreciamos en el pasado de las compras. La idea es motivar compras futuras tras una buena operación en lugar de desistir por la dificultad de la usabilidad, la escasez de alternativas y la complejidad de los procesos. Todo ello dentro del marco nacional e internacional, pues el comercio online jamás debería poner barreras de lugar y tiempo, más aún en una era tan globalizada e internacional como la actual. 

 

Además de agilidad, estos softwares deben basarse en la seguridad. Ello implica el registro instantáneo de los datos de ventas y consultas constantes con el comercio para resolver dudas o problemas. Un sistema de omnicanalidad puede resultar demasiado complicado para nuevos usuarios o ciertos grupos de personas, por eso es importante que exista cierta claridad durante sus transacciones y una comunicación fluida con los responsables.

 

En este sentido, Napse vTOL funciona como referencia en el ámbito de la omnicanalidad, pues favorece la integración de los puntos de servicio con otros sistemas, internos o externos. Ofrece agilidad, seguridad y alta disponibilidad, y resulta esencial para grupos empresariales, operaciones internacionales y múltiples filiales. Y, además, utiliza la inversión existente en software y hardware reduciendo costos de implementación y sin generar gastos adicionales. Tiene un sistema potente para evitar fisuras y proporcionar a los comercios todas las ventajas que demandan sus consumidores.

 

Entre algunas de las funciones de este sistema, destacan servicios indispensables para métodos de integración de pagos: transacciones bancarias y tarjetas de débito/crédito; transacciones de cuentas de crédito; pago de servicios y resúmenes de tarjetas; prepagos, recargas de celulares y descargas por Internet; acreditación y redención de puntos, monederos y certificados; consultas y actualización de bases de datos, y transacciones B2B.

 

La variedad de sistemas de pago es vital para una sociedad tan dispar que, al mismo tiempo, no deja de cambiar. Y aunque las múltiples opciones son importantes en Internet, también es necesario desarrollar herramientas que, desde un punto de vista interno, organicen e integren esas opciones. De cara al exterior, los usuarios no son conscientes del funcionamiento de este software, pero sí aprecian el resultado desde el primer momento: todo resulta intuitivo y sencillo. Mientras, los comercios pueden mejorar la gestión, permitiendo una organización mayor y la fidelización de esos clientes satisfechos y cómodos. 



Compartir

Tags: TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN, PAGO SIN CONTACTO, MEDIOS DE PAGO, CompraOnline

Articulos relacionados

¿Cómo integrar tus medios de pago?

Reciba nuestras
novedades por email

Estos datos se utilizarán de acuerdo con nuestras políticas de privacidad.